Cuando los logos de la TV eran objetos físicos